Partimos del pueblo de Obón, donde nos dejará el autobús. Y llegaremos a Alcaine casi seis horas después. Solamente ocho kilómetros separan ambos pueblos, pero el recorrido es de una belleza y una complejidad paisajística tal, que nos obligará a realizar numerosas paradas para interpretarlo. Además, dependiendo de la época, deberemos de vadear el río Martín, en al menos una ocasión. Aunque nos ayudarán las piedras, no estará de más llevar unos escarpines, o unas sandalias para evitar hacernos daño con los guijarros mientras caminamos con el agua por los tobillos. Poco antes de llegar a Alcaine, nos desviaremos unos metros para hacer una visita a la Cañada Marco, un abrigo con pinturas rupestres que terminará de ponernos los pelos de punta. Duración de la actividad, de autobús a autobús, seis horas.

natualcaine © 2020. todos los derechos reservados